el otro cine / FIRST REFORMED

schrader

Nuestra calificación: MUY BUENA

Paul Schrader saber alguna que otra cosa sobre el sentimiento de culpa, los conflictos de la fe y, sobre todo, la depresión. First Reformed es, en ese sentido, una extensión de sentimientos ya explorados en clásicos que el autor escribió para Scorsese como Taxi Driver y Bringing out the dead (lado A y lado B de una misma película, respectivamente) y también dirigió por su cuenta, como en el caso de Affliction (1997), acaso su última gran película.

La exploración de la soledad y tristeza de un sacerdote alcohólico que debe lidiar con la amargura de un matrimonio fracasado fruto de una tragedia, son el vehículo que Schrader utiliza para articular esta historia de autodestrucción y sacrificio (si es que acaso no son lo mismo).

Ethan Hawke interpreta al Padre Toller, un hombre desolado que predica palabras que no termina de creer, y lleva un diario donde vuelca sus pensamientos sin censura, a medida que se va muriendo por dentro (literal y metafóricamente, en el simbolismo más legible pero no el más importante). Amanda Seyfried interpreta a una joven casada con un activista ecologista, de esos capaces de inmolarse por una causa noble aunque, también, en parte perdida. Cómo se entremezclan y mimetizan estas historias es uno de los mejores rasgos de First Reformed, que toma caminos inesperados a partir del momento en que como espectadores creemos estar siguiendo una trama excesivamente lineal.

El film de Schrader funciona gracias a un excelente guión que no se preocupa por esconder sus influencias (hay ecos de Bergman y Bresson, pero también de Tarkovsky), pero también debido a la potente actuación de Ethan Hawke, fuerza actoral en potencia que no parece encontrar un techo. Que First Reformed haya recibido apenas un Oscar para el primero de estos mencionados grandes méritos quedará para siempre como otra de las grandes injusticias de La Academia.

txt: Mariano Torres

Comparte
0

Comments

comments