especiales / PLANETA DE LOS SIMIOS: DE LA PEOR A LA MEJOR

planeta de los simios

Y sí, el planeta de los simios… ¡era nuestro planeta! Siempre lo fue, ya no es novedad, y en él sucedieron diversas cosas: desde la evolución original de los simios por encima de los humanos en el año 1968, hasta la última revitalización de la saga que acaba de ¿concluir? hace apenas unas semanas, pasando por una innecesaria remake, secuelas y precuelas. Desde Fuera de Campo nos tomamos el trabajo de ordenar estos capítulos, de peor a mejor.

9- PLANETA DE LOS SIMIOS (PLANET OF THE APES, Dir: Tim Burton, 2001)

Vaya a saber uno en qué momento Burton decidió que sería una buena idea rehacer el clásico original con Mark Wahlberg y su entonces esposa Elena Bonham Carter, sin demasiados cambios en el guión original salvo una nueva vuelta de tuerca, hoy ridiculizada como una de las más absurdas de la historia del cine. El astronauta Leo Davidson (Wahlberg) llega al bendito planeta -es decir, a esta altura no es secreto aclarar: viaja en el tiempo- para descubrir con horror que los hombres han cedido su reino ante el poderío de los simios. Visualmente el film es impecable, hay que reconocerlo, pero temáticamente no sólo no aporta nada sino que resta, con situaciones ridículas, algunas actuaciones lamentables (la modelo Estella Warren ahí se lleva todos los premios) y la ya mencionada vuelta de tuerca que no tiene ningún sentido.

8- BATALLA POR EL PLANETA DE LOS SIMIOS (BATTLE FOR THE PLANET OF THE APES, Dir: J. Lee Thompson, 1973)

A nivel argumental, se podría decir que es que más lazos tiene ahora con el último capítulo de la nueva saga, War on the Planet of the Apes (Matt Reeves, 2017). La historia, después de todo, es más o menos la misma: en una sociedad ya consolidada por los simios, Caesar (Roddy McDowall) debe luchar para proteger a su pueblo, tanto de un grupo de humanos rebeldes que persisten, como de una facción disertante de gorilas, que deciden que es tiempo ya de llevar la lucha hacia otro lado. Batalla por el planeta de los simios no llega a ser una mala película, y si resulta más floja que otras quizás no sea del todo su culpa: el presupuesto fue recortado múltiples veces, y los escasos valores de producción son testigo de ello. Por momentos, los simios ni parecen los mismos de las anteriores películas, llevando encima lo que parece mal cotillón, más que máscaras dignas de llamarse FX. Una lástima, porque de todos modos el film tiene algo que contar.

7- ESCAPE DEL PLANETA DE LOS SIMIOS (ESCAPE FROM THE PLANET OF THE APES, Dir: Don Taylor, 1971)

Luego del segundo capítulo de la saga, donde prácticamente todo vuela por los aires, ¿cómo seguir con esta historia de humanos y simios viajeros en el tiempo? La respuesta fue: aún con otra vuelta de tuerca. El escape del título se sucede en los primeros minutos del film, cuando una cápsula espacial cae al mar, rememorando la primer escena de la película original, sólo que esta vez son los humanos quienes acuden a ver quiénes son sus pasajeros… y son los simios quienes emergen de la nave. El director Don Taylor hábilmente pega otro giro inesperado y por fortuna no vuelca en el intento de refrescar la saga: es divertido ver cómo la situación se da vuelta, y cómo son ahora los simios los que visitan nuestro planeta del pasado, tratando de advertirnos sobre el quizás evitable porvenir. Ciencia ficción con mensaje de cautela, que al fin y al cabo es de lo que siempre se trató la saga.

planet of the apes

6- EL ORIGEN DEL PLANETA DE LOS SIMIOS (RISE OF THE PLANET OF THE APES, Dir: Rupert Wyatt, 2011)

Después de décadas de inactividad, era hora de reiniciar la saga, auque siendo honestos, nadie lo estaba esperando (ni pidiendo). La pregunta de si hacía o no falta rebootear la historia obtuvo una contundente respuesta: sí, porque había mucho más por contar. El Origen del Planeta de los Simios funciona a modo remake pero también es formalmente una precuela, y echa luz sobre el origen de la rebelión de nuestros antepasados que, ¡vaya sorpresa! tuvo sin dudas que ver con la negligencia e imprudencia de la raza humana. Rupert Wyatt toma las riendas y de la mano de James Franco entrega un film bien construido, que esboza una explicación científica a los comienzos del problema, e introduce una razón lógica por la cual el humano perdió su reinado. El ascenso y descenso de las especies culmina en una impactante escena sobre el Golden Gate en San Francisco, que es apenas el prólogo del fin de una civilización y el nacimiento de otra. Los efectos especiales resultan asombrosos, con el gran Andy Serkis dándole vida a Caesar, desde el CGI ayudado por la captura de movimiento. Un más que auspicioso buen comienzo que afortunadamente no decayó en los posteriores capítulos, sino que por el contrario continuó creciendo.

planeta de los simios

5- MÁS ALLÁ DEL PLANETA DE LOS SIMIOS (BENEATH THE PLANET OF THE APES, Dir: Ted Post, 1970)

Por momentos una coherente continuación de la original, por otros una aventura lisérgica-surrealista con delirios post-apocalípticos, Más allá… es una digna secuela que busca romper con algunas ideas de la original y llevarlas mucho (muchísimo) más lejos: el nihilismo de haber devastado nuestro planeta va más allá aquí, y lo que peligra es prácticamente la vida entera, y no sólo de una raza por sobre la otra.  El astronauta que aterriza esta vez es Bren (James Franciscus), último sobreviviente de una tripulación cuya misión se ve abortada ante un accidente. Brent se cruza con los simios, se espanta, pero comprende más rápido qué es lo que ha pasado. Hasta ahí, todo “normal”, pero la trama pega un giro inesperado cuando éste descubre una civilización subterránea que subyace en los escombros de lo que alguna vez fue una enorme civilización, y rinde culto a una bomba atómica que jamás detonó. A partir de ahí, los simios naturalmente ya no son la principal amenaza, y el guión refleja la paranoia y los temores post-nucleares de la época. Hiroshima ya había sucedido hace rato, sí, pero recordemos que para aquel entonces el mundo entero estaba inmerso en el terror de la Guerra Fría. Una película irregular, pero también jugada y valiente, que no temió patear el tablero para entregar un producto completamente diferente.

planet of the apes

4- CONQUISTA DEL PLANETA DE LOS SIMIOS (CONQUEST OF THE PLANET OF THE APES, Dir: J. Lee Thompson, 1972)

J. Lee Thompson dirige la que sea posiblemente la más oscura de todas las entregas (y sí, eso incluye las remakes/precuelas de los últimos tiempos). Luego del desastre ocasionado por la persecución de los humanos a los simios viajeros en el tiempo de la anterior película (Escape del Planeta de los Simios), los humanos tomaron las armas y esclavizaron prematuramente a los simios disidentes, experimentando con ellos y reduciéndolos a tristes sirvientes obligados a rendir servicio a los hombres, soportando maltrato físico y psicológico constante. Por supuesto que esto resulta un caldero a punto de explotar, y cuando lo hace, el estallido de violencia es tal que mueren individuos de todas las especies, y la revolución se gesta desde una base militar que se desmadra cuando los simios gritan “¡basta!”. La película contó con un menor presupuesto y se nota, pero aún así se beneficia de un sólido guión y grandes actuaciones, como la de Roddy McDowall como Caesar y la participación de Ricardo Montalbán. Un film que merece más atención de la que se le suele dar.

planet of the apes

3- EL PLANETA DE LOS SIMIOS: CONFRONTACIÓN (DAWN OF THE PLANET OF THE APES, Dir: Matt Reeves, 2014)

Tras el despertar de la nueva raza de simios pensantes, la tregua entre hombres y primates se rompe cuando los humanos avanzan sobre el bosque donde vive Caesar (Andy Serkis), y aunque no todos tienen fines belicosos, algunos buscan reapropiarse del planeta que alguna vez les perteneció en su totalidad. La violencia escala a niveles mayores, cuando el disidente Koba (Toby Kebbell) sostiene que los humanos deben morir. Caesar, en cambio, mantiene un lazo vivo con los humanos porque sabe que no todos ellos son monstruos, y por ello difiere en eso de que “este pueblo es demasiado chico para los dos”. La confrontación sucede, y Matt Reeves, recién llegado a la saga luego de dirigir la interesante Cloverfield y la celebrada remake de Let The Right One (Let Me In, 2009) aporta un tono épico a la historia, que concluye en una pelea donde la máxima de “simio no mata a simio” no se termina cumpliendo y, por un momento, en la batalla entre humanos y simios da la sensación que al final perdemos todos.

2- PLANETA DE LOS SIMIOS: LA GUERRA (WAR FOR THE PLANET OF THE APES, Dir: Matt Reeves, 2017)

El último episodio de la nueva trilogía remata en un final épico y merecido, que introduce un factor esencial a la película que termina beneficiando y elevando el producto por encima de las demás: el humor. Consciente de que el asunto se estaba poniendo demasiado oscuro, el director de la anterior película incluye un personaje secundario que ayuda a que la trama avance, y gracias a algunos momentos simpáticos y otros directamente hilarantes, baja el tono de seriedad y horror de una película que, al fin y al cabo, está narrando la historia de simios que hablan, cabalgan y generan revoluciones (el paralelismo con los homo sapiens ya era demasiado obvio y ya estaba más que instalado). Caesar sabe que los humanos vienen por ellos, y en lugar de confrontarlos busca retirarse pacíficamente hacia un desierto, al otro lado del bosque donde temporalmente residen. Pero los humanos, una vez más, arrasan con todo y, tras aniquilar a su descendencia, llenan de odio al protagonista, que debe luchar también ahora con sus demonios internos y el temor de dejarse consumir por la ira y convertirse así en ese emblema del odio que fue Koba. La película cierra con un final lógico que, aunque no resulta antológico como el de la película original del año 68, sí resulta adecuado y más que merecido.

1- EL PLANETA DE LOS SIMIOS (PLANET OF THE APES, Dir: Franklin J. Schaffner, 1968)

El film que comenzó todo, con Charlton Heston estrellándose en un planeta dominado por simios que, claro, terminará descubriendo que no es ni más ni menos que el propio (no pediremos disculpas por el spoiler, puesto que a esta altura es prácticamente lo mismo que revelar quién es el asesino en Psicósis). Todo en esta fábula futurista de ciencia ficción funciona, y el obvio maquillaje de los simios no despierta escozor gracias a las excelentes actuaciones del reparto, que encuentra en Roddy McDowall (interpretando al simio Cornelius) un líder carismático y peligroso. Un clásico indiscutido del género, que fue capaz de generar cuatro posteriores secuelas, una serie de televisión, una remake de Tim Burton en el año 2001, y un reboot de la saga en el 2011 que al día de hoy continúa con éxito la historia y la redefine, buscando nuevos horizontes. La clave del éxito está en que todos se toman en serio la historia, pese a lo improbable de su escenario (algo que corregirían varias décadas más tarde las nuevas interpretaciones).

txt: Mariano Torres

Comparte
0

Comments

comments