series / BLACK MIRROR: CROCODILE (S 04 EP 03)

black mirror

Nuestra calificación: REGULAR

Así como Jodie Foster pareció ser quien más entendió el tono de Black Mirror con su capítulo Arkangel (amén de no obtener el mejor de los resultados posibles), es John Hillcoat quien parece más alejado del mismo. El otrora directores de pequeños grandes films como La Carretera y The Proposition coquetea con el film noir de corte nórdico, que tanto ha impactado en los últimos tiempos, y se aleja por completo de la tecnofobia a la que Charlie Brooker nos tiene acostumbrado. Aunque, para ser justos, la culpa en tal caso es de ambos, porque Brooker es quien escribe y toma caminos alternativos a lo ya conocido. Esto no es, en una primer instancia, algo malo: si hay algo que reconocerle a Brooker es que no se queda quieto y arriesga, aún cuando no le da buenos resultados.

Crocodile comienza con un accidente automovilìstico tras una noche de excesos, en la cual una joven pareja atropella a un ciclista y se da la fuga, descartando el cuerpo para que no sea encontrado. Los años pasan y, por supuesto, el crimen amenaza con salir a flote: el arrepentimiento de uno de los perpetradores le lleva a reconsiderar sus opciones, optando por salir a aclarar los tantos. Pero a Mia Nolan (Andrea Riseborough), la protagonista y cómplice, la idea no le resulta para nada divertida.

¿Dónde está la tecnología en todo esto? En verdad, en ningún lado, porque cuando se introduce lo hace de manera muy caprichosa. Como respetando una consigna que había que seguir sí o sí, pero con claras ganas de hacer otras cosas. Así aparece un personaje que trabaja para una compañía de seguros capaz de escanear con un dispositivo las “memorias” de sus clientes, y claro está que éste aparato terminará cayendo en los pensamientos de Mia. Ese es, así tirado de los pelos, el único enlace directo con la temática más familiar para el espectador de Black Mirror.

Giros demasiado bruscos y forzados conspiran en contra de lo que pudo haber sido un interesante policial, pero en otro contexto y probablemente otra serie. El personaje de Mia cambia psicológicamente de rato a rato hasta terminar convirtiéndose en un grotesco completamente inverosímil, y algunos coqueteos con el gore y el torture porn parecen también algo desubicados. Crocodrile es, sin dudas, el episodio más extraño de esta nueva temporada de Black Mirror, aunque tristemente no en el buen sentido.

txt: Mariano Torres

[su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=1HuPDkma-yA”]

Comparte
0

Comments

comments