series / MANHUNT: UNABOMBER

unabomber

Nuestra calificación: MUY BUENA

Durante casi dos décadas, Theodore Kaczynski arremetió contra la tecnología, la modernidad y el confort capitalista que nos deshumanizó como seres consumistas, en búsqueda de un sinsentido basado en la esclavitud y la servidumbre. Hoy lo sigue haciendo, escribiendo múltiples ensayos y libros, aunque, claro, tras las rejas. El motivo es que, durante casi dos décadas, el modo de difusión para llamar la atención que encontró “Ted” Kaczynski tenía más que ver con el asesinato serial o terrorismo, que con la representación filosófica. Es cierto, sí, que eso le garantizó la atención mediática, que le terminó facilitando el desarrollo y posterior publicación de su emblemático texto, “La sociedad industrial y su futuro”. También le dio un apodo, el “Unabomber”, que viene de “University and airlines bomber”, sugerido por el FBI para su reconocimiento y persecución. Estos eran, justamente, los dos principales objetivos de ataques: Universidades y aerolíneas.

El modus operandi era casi perfecto: un paquete de courier que escondía una bomba, artesanal y prácticamente indetectable. Asusta pensar que al día de hoy, de no haber caído ante la ley, la misma metodología para el crimen podría aún resultar efectiva. Y es que Kaczynski podía ser un criminal, pero no era un improvisado: con un elevadísimo coeficiente intelectual, este matemático y filósofo graduado en Harvard había decidido, desde el aislamiento voluntario en una cabaña desprovista de luz y agua, elaborar complejos sistemas mecánicos con explosivos provenientes, en muchos casos, de mezclas residuales y químicos difíciles de ser rastreados. Sí, eso mismo: parte de las bombas estaban hechas de basura. Esa que la gente desecha y, casi en un mensaje ideológico impuesto por la fuerza, el Unabomber buscaba devolverle a la sociedad, para demostrarle lo peligroso que era.

La cacería del Unambomber (interpretado aquí por Paul Bettany) fue una de las más costosas para el FBI, que se encontraba atónito ante la meticulosidad y la falta de pruebas. Absolutamente nadie tenía idea sobre qué podía ser lo que motivaba a este ser anónimo para enviar estas misivas detonantes, y es ahí donde entra el protagonista de la serie, Jim “Fitz” Fitzgerald (Sam Worthington) un perfilador y lingüista forense que colaboró con el FBI para la captura del terrorista filosófico.

Manhunt: Unabomber se presenta como un racconto de lo acontecido (la recreación de las cartas-bomba es tremendamente realista), pero no se queda en lo superficial, sino que indaga en la mente del asesino, que no se ve como tal, sino casi como un ser superior, iluminado, que advertía al mundo acerca de los avances de la tecnología, y la esclavitud a la cual ésta no está sometiendo. Y en verdad, lo era/es (hasta cierto punto), aunque el método para difundir su palabra terminó siendo, cuando menos, “poco ético” y ortodoxo.

txt: Mariano Torres

[su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=nsd_LMDlzhI”]

 

Comparte
0

Comments

comments