series / PERDIDOS EN EL ESPACIO

perdidos en el espacio

Nuestra calificación: BUENA

Las nuevas generaciones probablemente no deben haber escuchado jamás la advertencia del robot B9 al pequeño Will Robinson, y las anteriores que sí lo hicieron, aún padecen el mal trago de la adaptación cinematográfica de 1998, que supo enterrar la saga de la familia espacial por casi veinte años. Era tiempo de volver a intentarlo: después de todo, Perdidos en el Espacio es una joyita televisiva del año 68, que en tiempos de series y streaming pedía a gritos una nueva oportunidad.

El momento llegó y, claro, es Netflix la casa matriz detrás de estas nuevas aventuras en clave sci-fi. El resultado, si bien por fortuna se encuentra a años luz de la aberración mainstream de los noventas es dispar, pero al menos rescata al producto del olvido. Aún si apenas por un rato.

Una vez más, aquí la familia Robinson se embarca en un viaje interestelar, pero como los tiempos han cambiado ya no podemos hablar de una institución feliz: pronto nos enteramos que hay un divorcio de por medio (lucha por la tenencia incluida), y sus protagonistas están repletos de inseguridades y miedos. Son, en resumen, más humanos, y eso ayuda a la hora de contrastar con el resto de los elementos más propios de la ciencia ficción. El maquillaje, desde ya, también es ahora otro: el mencionado robot B9 ya no grita “¡Alerta, Will Robinson!” desde una voz graciosa y por demás absurda, sino que lo hace desde un tenor grave y casi lúgubre. El peligro se siente desde el momento inicial de la serie, y queda claro que se trata de una historia de supervivencia. La familia, sí, es lo primero, pero ya no la tiene tan fácil: si bien el planeta extraño en el cual aterrizan posee algunas ventajas para la adaptación (oxígeno y abundancia de agua), también representa una hostilidad constante en forma de especies extrañas, amenazas climatológicas y, como para complicar las cosas, otros humanos bastante menos alegres que los Robinson.

Si Perdidos en el Espacio no termina de despegar es porque se aleja demasiado de lo que hizo interesante a la saga original (eso es, su simpatía, y aquí no hay siquiera un personaje con el cual resulte fácil empatizar), y a menudo se regodea demasiado en su “tono más oscuro”, tan típico de los tiempos que corren. Aún así, Perdidos en el espacio es sumamente entretenida, y sólo por eso resulta una bienvenida adición al género.

txt: Mariano Torres

[su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=1Z96sFBdSr4″]

Comparte
0

Comments

comments