series / TRUE DETECTIVE – temporada 3

true detective

Nuestra calificación: MUY BUENA +

Tras el fracaso (relativo, en opinión de quien escribe estas líneas) de la segunda temporada de True Detective, la cadena HBO decidió hacer un paréntesis y frenar la producción de una tercera temporada. Afortunadamente, la decisión final fue más inteligente de lo que muchos esperaban: una nueva oportunidad con mejores tiempos de realización y desarrollo de guión, para volver a las bases e intentar recuperar al menos algo de la gloria de la primer entrega. True Detective: temporada 3 quizás no lo consigue del todo (siendo realistas, partiendo de la base de que si el mayor atractivo de la primera parte residía en la dupla Matthew McConaughey – Woody Harrelson, sin ellos delante de cámara esto es prácticamente imposible), pero se acerca bastante.

El excelente resultado se debe, una vez más, a una majestuosa interpretación del ensamble actoral, liderado por Mahershala Ali  (Moonlight), así como un pulido guión del creador Nic Pizzolatto y la dirección (en algunos capítulos) de Jeremy Saulnier, quien releva a Cary Fukunaga, que se limita al rol de productor de la serie.

Una vez más, lo que motiva al detective del título (en esta caso, es correcto hablar en singular, puesto que si bien tiene un compañero asignado, el show gira entorno al personaje de Ali) es una serie de crímenes oscuros, quizás aún más aberrantes que aquellos de los que vimos en otros episodios de la serie: sucede que las víctimas son niños, y se sabe que cuando la muerte se mezcla con la infancia el resultado es siempre perturbador.

Si hay algo para criticarle a la tercera temporada es, hilando demasiado fino (porque conviene juzgarla como un producto aparte y “vuelta a los orígenes”), la intencional redundancia: algunos planos recuerdan con demasiada precisión a aquellos de la primera parte, y por momentos ciertos diálogos parecen demasiado sobre-escritos por su creador, casi conscientes de una pretendida y exagerada importancia. Sin embargo, aún habiendo funcionado esto en el pasado para el personaje de McConaughey, hay que reconocer que la actuación de Mahersala Alí sobresale justamente porque sabe diferenciarse de la anterior, sin repetirla en lo más mínimo. Al contrario: no abundan las lecciones de filosofía y el nihilismo se limita a lo que vemos en pantalla, y no a lo que nos resaltan expositivamente los personajes.

True Detective ha vuelto a ser lo que era, aún si pisando sobre terreno seguro, y eso es algo para celebrar. Y si esta vuelta atrás permite que el creador continúe agrandando su universo de crímenes góticos americanos, estaremos ansiosos por ver qué nos depara una cuarta temporada.

txt: Mariano Torres

Comparte
0

Comments

comments